Nuestra breve historia

¿Cómo empezó todo?

Los fogones siempre han sido como una segunda casa para nosotros y un día nos planteamos convertir esta afición en una profesión.

¿Por qué no hacer para los demás lo mismo que nos gusta para nosotros y para nuestros amigos? Y de aquí surgió la idea, el concepto de Plaça 4 un rincón de Algaida donde encontrar esa tranquilidad y ambiente familiar únicos donde disfrutar de una buena cocina tradicional e innovadora.

Siempre hemos tenido interés en el mundo de la restauración y gusto por la cocina tradicional.

Es una edificación de principios del S. XVIII, concretamente del año 1730 de Nuestro Señor. Catalogado, no podría ser de otra manera, como
Patrimonio Histórico de nuestro municipio por el Ajuntament d’Algaida.
Fue edificada como vivienda en el pueblo de los señores de la “possessió” de Binicomprat; posteriormente, en la primera mitad del S. XX
se convirtió en un horno muy conocido por sus ensaimadas.

A principios de 1987, se convirtió en bar hasta el 13 de febrero de 2014 en que nosotros, Na Marga i N’ , pescaderos hasta el momento
y relacionados con el mundo de la restauración años atrás, lo re-inauguramos como café y restaurante.
Nuestro objetivo es proporcionar a nuestros clientes el mismo servicio que nosotros queremos recibir cuando acudimos a otros establecimientos.
El secreto de nuestra cocina se centra en la elección de los productos, en su calidad y el cariño que ponemos a la hora de elaborar
nuestros platos.
Queremos dar las gracias a todas las personas que entendieron nuestro proyecto y que nos apoyaron con el corazón.